Sonotones, coregas e imsersos

Quien traspasa la barrera de los 65 puede entrar de lleno en una dinámica en la que básicamente le llegan dos tipos de ofertas: las de sonotones, coregas e imsersos, y la de los hijos para que cuiden a sus nietos, o sea, ejercer el rol de abuel@.(bueno, esto último no es una oferta, suele ser una obligación)


Y si a esto le añadimos entre otras, lindezas como ésta: “ABUELO, USTED DESCANSE QUE YA HA TRABAJADO MUCHO”, estamos ante una ¿nueva etapa? denominada eufemísticamente 3ª edad.


A ver, a ver… una cosa es el imaginario popular, que por supuesto se alimenta de realidades y otra la “realidad real”.


Ronda por ahí un dicho popular que dice: “El joven tiene tiempo y energía, pero no dinero; el adulto tiene dinero y energía, pero no tiempo y el anciano tiene dinero y tiempo, pero no energía”. Una frase llena de inexactitudes (y más hoy en día) pero que define perfectamente la imagen de bloques que vivimos. Y si lo traspasamos al terreno del marketing y de la comunicación, el bloque que estamos tratando, el de la 3ª edad, pasa a ser un segmento residual pocas veces apetecible a priori.


De senior a yayo. (¡No hay derecho!)


¡Ya está bien!


Ayer eran los “senior”, gente que formaba parte del mercado más interesante: consumidores de productos, hipotecas, medios de comunicación, restaurantes, coches y viajes…


De golpe, de un día para otro, una vez traspasado el umbral que marca la ley y establece el DNI, pasan a ser jubilados, yayos o ancianos.


Pues no. El concepto “yayos/ancianos” se ha de reservar para los más decrépitos (con cariño lo digo). Los jubilados son, en una gran mayoría, un grupo analógico de nacimiento pero que en una gran parte vive o convive con lo digital. Inquietos, curiosos, marquistas, amantes de la buena vida (quién no), críticos y exigentes (especialmente en las últimas épocas). Gente que ha vivido y movido la economía (macro y micro). Un grupo que no ha dejado de comprar ni de moverse, ni de interesarse por…. Lo seguirá haciendo de forma más selectiva pero no por ello dejará de consumir. Y en la mayoría de los casos continuará durante muchos años gracias a la preocupación por la imagen, la salud y la medicina, que todo hay que decirlo.


Bueno, pues a pesar de estas consideraciones (válidas para los pre y jubilados y de escaso interés para los más jóvenes) ahora resulta que por segmentaciones marketinianas este grupo, bloque o nicho pasa prácticamente a la reserva.


Pues no. El mero hecho de pasar a esta franja, no significa que pases a la reserva. ¡Qué va!


Y digo yo: si estamos de acuerdo con lo expresado, ¿por qué no pueden seguir siendo público objetivo de la mayoría de acciones que se puedan realizar más allá de los audífonos, el imserso o las residencias?


Lo pueden ser por supuesto, de forma distinta posiblemente pero efectiva. Obviamente no es el target ideal para “turismo aventura”, “moda vanguardista”,… pero turismo, moda, restauración, gadgets, cultura, y muchísimos ítem más, sí.


Pero analicemos un poco más este grupito de marras, Y hagámoslo a través de clasificaciones, que a todos nos encanta. Aquí va la mía: desde el punto de vista de la comunicación y por lo tanto del marketing, personalmente veo que dentro de este grupo hay 3 grandes subgrupos:

  1. aquellos que no aceptan/resignan a pasar a la reserva

  2. los que están soñando con que llegue esta etapa para cortar por lo sano con las obligaciones y dedicarse a… ¿vivir por ejemplo?

  3. Una variante del punto 2 que se refiere a aquell@s que su rol en la vida actual es el de abuelo/a o practicar el noble arte de “gandulear”. A estos últimos, solo desearles que sean felices, que se lo han ganado.

Los 2 primeros, ojito señores del marketing, forman parte activa del mercado.


A su modo, simplemente están más tranquilos y relajados. (Bueno, no todos los casos) Y no podemos olvidarles ni despreciarlos. Disfrutan de aquello que pueden presumir, la experiencia, y por ello están de vuelta de falsas promesas. Pero siguen consumiendo, por hábito y necesidad. Es una fase más de la evolución natural.


Este mercado no podemos abandonarlo ni excluirlo.


Un mercado que nos guste o no, está en crecimiento. Un grupo de personas que está cada vez más inmerso en la movida tecnológica y como tal, quieren verse representados en dicho mundo tal y como son. Debemos recordar que son un mercado con poder adquisitivo y un interés creciente por ser tomados en cuenta. ¿Quién podía pensar hace años en los tintes divertidos y alocados para “las abuelas”, las cremas faciales para “los abuelos”, las “salas de ligue y alterne” digitales o presenciales para tod@s, los viajes de placer que no han podido realizar por estar trabajando o cuidando de los hijos?


De verdad, ¿creéis que el dejarlos de lado (en la reserva) es la mejor opción?



#terceraedad #residencias #sonotones #marketing #comunicación3ªedad

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No tags yet.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • LinkedIn Miguel Alegre

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continúa navegando acepta su instalación y uso.