Multichannel, engagement, micro influencer, realidad aumentada,…. ¿Y el consumidor dónde está? Un paracetamol urgente, please

May 10, 2018

Pues resulta que un cliente me pide especialistas digitales para desarrollar una serie de acciones que permitan optimizar los recursos, conseguir conversiones y favorecer el engagement.

 

Ya que se hace esta selección el cliente quiere que los seleccionados sepan trabajar la content personalización, tenga visión multichannel y sepan aplicar corporate content a través de cross device targeting.

 

Se busca gente con altas dosis de awesomeness. Con dominio de RRSS, event podcasts y audio content.  Además, que tengan una gran capacidad de growth y dominen ámbitos como micro influencer, micro moments, social media monitoring y progressive web app.

 

La estrategy para la selección consistirá en la realización de un meetup donde se hablará, entre otros temas, de los beneficios de inteligencia artificial, machine learning, realidad aumentada y smart data  en las organizaciones actuales.

 

Por supuesto es imprescindible que los seleccionados aporten altas dosis de user experience.

 

…/…

 

 

 

 

 

En fin…, como salta a la vista, los párrafos anteriores no son más que un compendio de términos marketinianos de última generación situados aleatoriamente  en un discurso más que improbable.

 

Lo que no es ficticio es la realidad de esta jerga.

 

Al  hilo del comentario recuerdo una reunión informal en mi época de incipiente comunicador y marketero, entre personas del sector médico y el resto (simples mortales) en la que los mortales tuvimos que pedir, rogar y exigir a los “especialistas médicos” que utilizasen un léxico comprensible. Ahora, para bien o para mal, esta situación se reproduce casi casi al mismo nivel para los no iniciados en el ámbito marketiniano.

 

Es importante definir conceptos, y bautizarlos. Y clasificarlos. Al fin y al cabo no es más que una consecuencia (y una demostración pública) de que avanzamos.  Pero, aunque posiblemente avancemos, lo que más debe preocupar es el previsible olvido sistemático de que, en última instancia, es el consumidor el que debe estar en el centro de las estrategias y los procesos. Las estrategias y los procesos no lo son "per se". Viven y han de servir (su misión) para llegar a nuestro consumidor. Quizás sea este el eslabón perdido de tanta evolución tecnológica.

 

Sí, es necesario.

 

Sí, es necesario que los marketers definan,  clasifiquen y apliquen  los innumerables conceptos que a priori facilitan el contacto con el mercado  pero que no se olviden de que el objetivo final, aunque suene muy primario es el de vender a una serie de individu@s que pueden ser nuestros padres/madres, hijos/hijas o amigos/as. Y a veces parece que algunos, entre tantas aplicaciones tecnológicas, se olvidan de esta premisa básica.

 

Y cuando estoy a punto de cerrar este post, leo el siguiente artículo: Como señalan las conclusiones del informe de LLORENTE & CUENCA “Confianza de los consumidores en España”, publicado recientemente: “La confianza del consumidor en las marcas, cómo reforzarla y mantenerla, ha sido uno de los temas principales analizados, en el que se ha puesto de manifiesto la necesidad de las empresas de generar una confianza sólida por parte de los consumidores, no ya enfocada en el éxito sino en su propia existencia.”

 

Bueno, parece que no todos lo olvidan. ¡Menos mal!

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes

December 19, 2018

December 17, 2018

January 24, 2017

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continúa navegando acepta su instalación y uso.

  • LinkedIn Miguel Alegre