Y tu vídeo lo ven o lo miran. (Aunque primero deberíamos preguntar si se ha abierto) Parte 2.

September 30, 2014

En la primera entrega decíamos que no basta con llamar la atención. Y que para conseguirlo debemos ser creativos, innovadores y desarrollar contenidos de interés además de filtrarlo todo a través de un planteamiento estratégico muy, pero que muy claro y concreto.

 

 

Como se dice habitualmente, vayamos por pasos.

 

Para que nuestro vídeo se abra, se plantean varios posibles caminos (lógicos a todas luces):

 

  • Que nos lo recomienden, o al menos que lo propaguen. O sea, que disfrute de “viralidad”. Aquí podríamos parafrasear a Oscar Wilde: “no importa que se hable bien o mal, sino que se hable”. La viralidad es un beneficio que raras veces se consigue por mucho que se intente y en la que intervienen  tantos y tan variados factores que… ¡mejor lo hablamos en otra entrega!

 

  • Para que se recomiende, hemos de haber sido capaces de crear una historia provocadora, estimulante, divertida, incluso irreverente… aquí cabe cualquier adjetivo. Una historia (storytelling) que puede no tener que ver directamente con el discurso comercial siempre y cuando se asocie indefectiblemente con nuestro producto o marca y se identifique con nuestro mercado (ejemplo; ¿Te gusta conducir?).
    Si, por el contrario, somos capaces de, a través de un mensaje esencialmente comercial, conectar con nuestro nicho, y además convencerles…, pues como se decía: “miel sobre hojuelas”

  • Otra forma lógica es que nuestro video llegue a nuestro mercado a través de una acción publicitaria, promocional o esté presente en nuestra web. (no olvidemos que estamos hablando de comunicación audiovisual comercial)

  • Hay varios caminos más que los iremos analizando en otras entregas.

 

Pero, volvamos al punto 3.

 

El riesgo siempre presente de cualquier acción publicitaria es el rechazo hacia todo lo que huele a publicitario. Si queremos que nuestro nicho haga click donde queremos que lo haga dejando de lado otros temas que a priori pueden interesar más, ahí es donde debemos demostrar que conocemos a nuestro público y sabemos (o intuimos) lo que le interesa o le puede sorprender.

 

La duda se presenta al diseñar la estrategia.

 

¿Acción publicitaria clara: “¿quieres lavar más blanco?” y contenido en línea: “la solución / el producto”. Esta opción exige un mayor esfuerzo creativo. Si la creatividad en lo comercial se puede entender como forma y manera de llamar la atención hacia un objetivo y la narrativa audiovisual es clara y diáfana, entonces tenemos que trabajar las neuronas para conseguir que la llamada atraiga la atención.

 

Por el contrario, podemos apostar por un mensaje publicitario “engrescador/provocador”: “en mi casa no encendemos la luz” y contenido a tono pero con carga publicitaria: “porque el blanco de nuestra ropa ilumina las estancias”. Esta línea ha de tener mayor número de impactos. La clave está en la segmentación de públicos que hagamos y en la planificación de medios.

 

Independientemente de la estrategia a seguir, eso depende del conocimiento que tengamos de nuestro mercado, y porque no, de nuestro grado de atrevimiento, lo más importante es que hemos de “llamar la atención”. Hemos de conseguir que nuestro vídeo grite: “¡Ábreme!”.

 

En cualquier caso y en el supuesto de que utilicemos acciones publicitarias para difundir nuestro vídeo, la creatividad aunque parezca un juego de palabras, ha de ser lógica. Ha de estar en el claim, ha de provocar el “call to action” y conseguir que nuestro mercado abra nuestro link en vez de otros. Es decir, la creatividad no siempre ha de estar en el contenido, discurso o narrativa audiovisual.

 

Hablemos del claim.

El humor o el descaro, por citar dos atributos entre muchísimos otros, ha de estar presente en la invitación para que nos vean. No nos olvidemos que para que una vez abierto, nuestro video empiece a trabajar para nosotros, hemos de “conectar emocionalmente” para llamar la atención a unos cuantos para que éstos nos compren o, como mínimo, lo propaguen o viralicen.

 

No es lo mismo que digamos “vendo coche” que “ ahorrarás mucho en combustible”.

 

Otro aspecto relevante e incluso transcendente del mensaje publicitario es “dónde lo situamos” y “cómo lo presentamos” (al vídeo). Una correcta ubicación con el lenguaje apropiado se convierte en parte intrínseca del éxito de nuestra acción.

 

Como os habréis dado cuenta, hablamos de videomarketing.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes

December 19, 2018

December 17, 2018

January 24, 2017

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continúa navegando acepta su instalación y uso.

  • LinkedIn Miguel Alegre